Grupo Cadelga | Buenas Prácticas Agrícolas en Cultivo de Tomates
49951
post-template-default,single,single-post,postid-49951,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-4.2.3,vc_responsive

14 Apr Buenas Prácticas Agrícolas en Cultivo de Tomates

La horticultura es una actividad que puede generar ingresos importantes, si se proyecta adecuadamente la comercialización en el mercado nacional e internacional. El tomate es un rubro que pueden ser sembrados en forma planificada, en una pequeña finca diversificada.

El tomate puede cultivarse durante todo el año, pero hay que tener en cuenta que las heladas y el calor excesivo pueden dificultar su buen desarrollo en esas épocas. Para subsanar estos inconvenientes, es imprescindible la adopción de nuevas tecnologías, como ser el cultivo en invernadero, el uso de mallas plásticas que intercepten más del 50 % la luz del sol, y mejorar el sistema de riego. Para obtener buenos resultados, la elección de la variedad debe ir acompañada por la adquisición de una semilla confiable, de buena calidad.

Por otro lado, para tener el agricultor éxito comercial, es conveniente que tenga buena información del mercado para ajustar la época de cosecha con las de mejor precio.

1.1. Época de producción

La época de producción de tomate se realiza durante todo el año, con algunas restricciones o limitaciones en invierno (Cultivos a campo abierto) sobre todo en zonas con altas probabilidades de heladas.

En primavera – verano demuestra todo su potencial y donde se presenta las mayores ocurrencias de plagas y enfermedades.

1.2. Selección del lugar

Se deben considerar los siguientes criterios técnicos muy importantes:

  • Evitar un lugar donde se haya realizado cultivos sucesivos de tomates o pimientos u otras solanáceas, en un plazo de 3 años.
  • Evitar suelos muy arcillosos o muy arenosos, con una leve pendiente de 1 a 2 %, con buena exposición a la luz solar y con buena ventilación.
  • El suelo debe ser suelto, profundo, con alto contenido de materia orgánica y un buen nivel de nutrientes.
  • Evitar suelos compactados y los que presenten posibilidades de ser inundados.

1.3. Preparación del suelo

1.3.1. Toma de muestra para el análisis del suelo: Es importante el análisis de suelo para realizar el encalado y fertilización apropiada. Se deben realizar la toma de muestra de suelo según especificaciones técnicas y remitir al laboratorio del suelo para obtener los resultados del mismo.

1.3.2. Incorporación de cal al suelo para regular o nivelar el pH: Se debe preparar bien el suelo con una arada y aplicar cal agrícola al voleo, en el primer laboreo del suelo, dos o tres meses antes del trasplante se realiza la incorporación de cal agrícola, según resultados del análisis del suelo.

1.3.3. Aplicación de la materia orgánica o Compost: En el segundo laboreo del suelo, 15 días antes del trasplante, se realizan surcos de 30 cm de ancho por 30 cm de profundidad y se incorpora el abono orgánico o compost según análisis del suelo y luego se cubre el surco.

1.3.4. Aplicación de la fertilización de base: Se debe aplicar 1/3 de la dosis de fertilizante compuesto en forma básica e incorporar bien. La fertilización de base se debe realizar dos semanas antes del trasplante, se distribuye el fertilizante en toda la superficie del suelo y se incorpora con un motocultor a una profundidad de 20 cm. Las cantidades están en relación a los resultados del análisis del suelo.

La preparación de campo se debe realizar con anticipación para poder trasplantar en el momento oportuno.

Se recomienda realizar siembra de abono verde (avena negra, maíz, otros) antes de de iniciar el cultivo para mejorar el suelo.

1.3.5. Preparación de los tablones

  • La orientación del tablón se dará en función a: pendiente de la parcela, dirección del viento dominante y orientación de la luz solar.
  • Preparar los tablones cuando el suelo tiene cierto grado de humedad (3 o 5 días después de una lluvia).
  • En siembras a dos hileras, el ancho del tablón es de 1,20 m de ancho, 20 cm de alto y 80 cm de caminero (distancia entre tablones), la longitud del tablón es variable y está en función a la disponibilidad del terreno.

1.4. Instalación de la media sombra

Instalar los postes de Karanday al inicio, en el medio y al final de cada tablón, a una profundidad de 1.20 m, dejando una altura libre de 2,50.

Cada poste en la cabecera lleva una catraca que sirve para tensar el alambre tipo San Martin 16/15, sobre el cual se jaran los extremos de las mallas media sombra.

Las mallas blancas poseen tolerancia contra la mancha bacteriana, pero con intensas lluvias aparecen las enfermedades. Por lo tanto, es importante instalar cobertura de malla blanca (20%) sobre el cultivo para disminuir la velocidad de las lluvias y así evitar el salpicado de tierras. La cobertura también protege de fuertes rayos solares de pleno verano y ayuda al buen crecimiento de las plantas, evitando el quemado de las frutas.

1.5. Instalación de la cinta de goteo y el mulching

Instalar dos cintas de riego por goteo situadas hacia la parte interna de la doble hilera. Colocar sobre el tablón mulching (opcional colores negros, blancos y amarillos). La planta de tomate y pimiento (locote) tienen un sistema radicular profundo y no tolera mucha humedad es importante alzar el tablón a la altura recomendada.

 

1.6. Producción de mudas y manejo del semillero

La producción de mudas de buena calidad influye en el rendimiento. Por lo tanto, se debe elegir un lugar seguro con su cliente iluminación y utilizar suelos desinfectados. La producción de mudas puede realizarse con macetas o bandejas de celdas.

 

1.6.1. Utilización de macetas:

Primeramente sembrar las semillas en hileras en caja de madera a una profundidad de 5 mm, regar bien y cubrir con papel diario para obtener una germinación uniforme. Una vez germinada se debe retirar el papel, y en caso de temperatura baja mantener bajo túnel de plástico, abrir durante el día cuando hace calor para permitir una buena iluminación y aireación. En el verano se puede utilizar tela de gasa para evitar los daños por plagas. Luego de la apertura total de los cotiledones se procede a repicar en macetas, regar su cientemente al inicio, luego disminuir para obtener mudas fuertes.

 

1.6.2. Utilización de bandejas con celdas individuales:

Cuando se utiliza bandejas con celdas individuales para producción de mudas, se siembra directamente 1 o 2 semillas por cada celda, posteriormente se cubre con vermiculita y luego se debe regar abundantemente una vez, hasta la germinación. Luego se debe cubrir con papel y plástico para mantener la humedad y levantar la temperatura.

Cuando se inicia la germinación se debe retirar el papel y el plástico, y en caso de la siembra de 2 semillas se debe ralear dejando una muda por celda. Luego colocar las bandejas sobre una base de madera o alambre previamente preparada a una altura determinada del suelo. Teniendo en cuenta, que la bandeja no mantiene por largo tiempo la humedad como la maceta, se debe realizar su ciente riego, cuidando que no sea excesivo porque produce alargamiento del tallo.

El periodo de mudas en invierno es más largo y produce de ciencia de nutrientes, por eso, requiere de más tiempo para trasplantar, y si pasan más de dos semanas se recomienda aplicar una dosis baja de fertilizante líquido.

Se debe disponer de un lugar protegido de las lluvias y los rayos directos del sol, para su germinación.

Se debe tener en cuenta que las bandejas deben ser sanitadas con una solución de hipoclorito de sodio al 10% antes de ser utilizadas.

Realizar la producción de plantines un mes antes del transplante.

1.6.3. Manejo del semillero: Al germinar y cada 7 días, se deben realizar aplicaciones fitosanitarias preventivas (según correspondan) con los productos registrados para el cultivo de tomate.

1.7. Manejo en el lugar definitivo

1.7.1. El Trasplante: La época adecuada de trasplante de las mudas es cuando se abren totalmente 3 a 4 hojas (30 días de edad) y la densidad se realiza de acuerdo al sistema de plantación elegido:

  • En el sistema de plantación con dos tutores o doble hilera, la distancia entre plantas es de 50 cm y entre hileras 100 cm, dejando un caminero de 80 cm.
  • Se debe realizar al atardecer, cuando el calor haya disminuido y el viento es moderado.
  • Las plantas deben ser colocadas de tal forma que las hojas verdaderas queden hacia al lado del caminero, esto con el propósito de que los racimos florales queden del mismo lado y faciliten la cosecha.
  • Se debe tener en cuenta la profundidad del transplante, lo ideal que sea la misma quetenía en el semillero.
  • Regar 0,5 litros por planta.
  • Aplicar los productos fitosanitarios registrados para el cultivo, en forma preventivapara controlar trips, mosca blanca. Esto se debe realizar durante las 4 primeras semanas después del trasplante.

 

1.7.2. Colocación de Tutores:

  • Al tercer día del transplante se procede a la colocación de los tutores, que son atados a los plantines.
  • La colocación temprana evita que los plantines se debiliten por el movimiento causado por los vientos y se evita lesionar a las raíces en forma considerable si esto se realiza más tarde, perjudicando el crecimiento de las plantas.
  • La altura de los tutores es muy importante y deben medir como mínimo 2,20 m para las variedades de crecimiento indeterminado y 1,50 m para las variedades de crecimiento determinado.
  • Se debe utilizar cintas de plástico con tratamiento UV a n de no lastimar a las plantas, el uso de hilo de algodón o tipo ferretería no es recomendado porque causa lesiones a la planta.
  • Colocar un tutor o varilla de tacuara al lado de cada planta y sujetar con alambre, que va tensado por los postes de ambos extremos de la hilera.

 

1.7.3. Manejo de la planta hasta el crecimiento de las frutas del primer racimo, inicio de la oración del tercer racimo:

1.7.3.1. Prendimiento: Regar 0,5 litros de agua por planta 1 vez cada 1 o 2 días, durante 3 a 5 días después del transplante.

1.7.3.2. Inducción de la yema floral, se realiza mediante el manejo de:

Disminución de la cantidad y frecuencia de riego hasta que la planta demuestre síntomas de deficiencia y luego se vuelve a regar.

Podar las yemas de las axilas en el momento adecuado, a los 3 hasta los 10 cm de altura, no antes ni después, porque se genera un retraso vegetativo o estimula el crecimiento vegetativo de tallos, hojas y raíces.

1.7.3.3. La poda: Se realiza a la mañana con guantes desechables y se aplica un antibiótico y un cúprico registrado para el cultivo de tomate, para prevenir el ingreso de enfermedades por las heridas en la planta.

 

1.7.3.4. Conducción de la rama de tomate: Dependiendo de las variedades se realizará la conducción de la siguiente manera:

Variedades de crecimiento indeterminado:

  • Conducción de una sola rama: Se deja crecer la rama principal podando todas las ramas laterales, hasta alcanzar 8 racimos florales y se despunta.
  • Conducción de dos ramas: Se deja crecer el tallo principal que se fija por el tutor y la rama ubicada antes del primer racimo de floración que se fija por las cintas colocadas en forma horizontal. Las otras ramas laterales se deben desbrotar inmediatamente en forma manual, evitando el atraso de estos trabajos porque afecta directamente el rendimiento. Cuando crece hasta el 7o u 8o racimo de floración despuntar dejando dos hojas después del racimo.

Variedades de crecimiento determinado: Se deja crecer la rama situada debajo del primer racimo oral y todas las que se encuentran sobre ellas, no se realizan despuntes de ninguna rama superior.

 

1.7.3.5. Diagnóstico del crecimiento:

Se realiza a la mañana entre las 7:00 y 8:00 hs, donde se observan:

El punto de crecimiento: Se toma como criterio la cantidad de hojas amarillas que crecen en el centro.

  • Dos hojas amarillas en la etapa del primer racimo oral.
  • Tres hojas amarillas en la etapa del segundo racimo oral.
  • Cuatro hojas amarillas en la etapa del tercer racimo oral.

Observación: Si la cantidad de hojas amarillas aparecen en menor cantidad, signi ca que hay un retraso en el crecimiento. Por lo tanto se deben realizar las siguientes correcciones y manejo para estimular el crecimiento:

  • Aumentar la cantidad y frecuencia de riego el riego. • Retrasar la poda de las ramas laterales.
  • Aplicar solución de urea al 0,5 % al pie de la planta.

Observación: Si en el punto de crecimiento se observan pelos largos con mucho líquido en las puntas, es señal de crecimiento excesivo, y se deben realizar las siguientes correcciones y manejo para retrasar el crecimiento:

  • Disminuir la cantidad de agua de riego.
  • Realizar la poda de ramas laterales a temprana edad.

La parte del tallo en la zona de inserción del racimo floral más alto: Comparar el grosor, la longitud entre nudos, el grado de crecimiento de la yema axilar con el racimo anterior deben ser todos iguales, caso contrario se deben realizar los ajustes correspondientes.

El fruto en pleno crecimiento: La cantidad de la humedad en la super cie del fruto y el brillo deben ser moderado.

Las hojas inferiores: Si se enrollan las primeras hojas del racimo oral, se deben a una falta de agua, debilitamiento de las raíces o al ataque de plagas y enfermedades.

El suelo: Se observa el grado de humedad y se determina la necesidad del riego.

 

1.7.4. Manejo de la planta en la etapa posterior al crecimiento de las frutas del primer racimo oral.

  • No son frecuentes las alteraciones en el crecimiento vegetativo de tallos y hojas.
  • En esta etapa aparecen las plantas con síntomas de virus, estas se deben eliminar

inmediatamente para evitar la diseminación de la enfermedad.

  • En esta etapa es frecuente la aparición de las plagas y enfermedades, se deben

diagnosticar en forma precisa y realizar el control inmediato.

  • Se inicia el crecimiento de las frutas de otros racimos.
  • Para retrasar el crecimiento se posterga la poda de las ramas laterales hasta que

alcancen 10 a 20 cm de altura.

  • Se despunta cuando la rama principal alcanza la punta del tutor.
  • Se estimula el crecimiento mediante la aplicación de fertilizantes en forma adicional y

el manejo normal del riego.

  • Si se descuidan estos dos factores las hojas inferiores se enrollan dando paso en forma inmediata a la aparición de la pudrición apical de las frutas.

 

 

1.7.5. Manejo en la aplicación de fertilizantes:

Se realiza la aplicación de fertilización de cobertura o adicional de acuerdo al crecimiento de la planta, 40, 60, y 80 días después del trasplante.

La forma de aplicación es abriendo un hoyo mediante un pequeño corte del mulching entre la parte media de dos plantas, se mezcla con el suelo y luego se tapa.

Si se observa exceso de nutrientes se poda una hoja ubicada sobre el racimo y se eliminan las yemas laterales a temprana edad.

Si hay carencias de nutrientes se podan las tres hojas ubicadas sobre el racimo oral y se retrasan las podas de las ramas laterales.

 

1.7.6. Manejo del riego:

El consumo de agua en esta etapa es de 1 litro por día por planta, pudiendo regar de una vez 2 a 3 litros de agua por planta cada 2 o 3 días.

No Comments

Post A Comment